Nuestra historia

Rox y yo nacimos en México y la mayoría de nuestros amigos y familiares nos conocen como “Quique y Rox”, que refleja un poco mejor nuestra relajada y sencilla forma de ser.

… En mi caso, el vivir en una familia de cinco hijos, fue muy divertido. En el caso de Rox, sólo era ella y su hermano seis años mayor. Ambos tuvimos una buena infancia y asistimos a buenos colegios, pero pronto descubrimos que eso no era suficiente para alcanzar el éxito.

Mi mamá al casarse, dejó su trabajo para dedicarse a la familia, y mi papá se esforzó y trabajó muy duro en su empleo para ir ascendiendo escalones y alcanzar mejores puestos y mayores ingresos –  lo necesario para mantener y darle buenas cosas a una creciente y numerosa familia -. No vivimos con lujos, pero nunca nos faltó lo más esencial.

Mi papá estudió Ingeniería mecánica-eléctrica, pero no se tituló por empezar a trabajar, y trabajó tan duro que sacrificó el tiempo que podía pasar con nosotros con tal de proporcionarnos lo que necesitábamos económicamente, pero sólo lo veíamos principalmente en las mañanas cuando nos llevaba al colegio y los fines de semana. Aprendimos de él a estudiar una carrera, a sacar buenas calificaciones para conseguir un buen empleo, en una buena compañía, y con ello procurarnos una vida sin carencias. Y aunque no nos los decía textualmente de esa manera, pero implícitamente, con su ejemplo, nos lo inculcó desde pequeños… Así que esos fueron los pasos que yo seguí.

En el caso de Rox, su mamá fue empleada toda su vida – contadora de profesión -. Su papá tuvo una infancia difícil, pero aprendió desde niño que si quería alcanzar riqueza, debía ser dueño de su propio negocio, así que eso hizo toda su vida: iniciar un negocio tras otro hasta encontrar el que lo llevara a la libertad financiera que buscaba. Ambos trabajaban mucho, pero casi no pasaban nada de tiempo con Rox y con su hermano.

Cuando yo tenía 15 años de edad, mi papá perdió el empleo por recortes de personal, y aunque ya ocupaba un puesto de nivel gerencial, pero por su edad, ya no volvió a colocarse en ninguna otra compañía. Económicamente, ese fue un golpe muy fuerte para toda la familia, así que mis hermanos y yo salimos de los colegios particulares para continuar nuestros estudios en escuelas públicas, y a esa edad yo me conseguí mi primer empleo.

Entré a la universidad, siguiendo la programación de empleado que traía desde niño, y estudié la carrera de Ingeniería Mecánica con especialidad en Mecatrónica, titulándome con un alto promedio e incluso una mención honorífica; pero para entonces ya llevaba diez años trabajando en varios empleos, en diversas ramas y empresas, y al final estaba trabajando en la universidad, en el mismo laboratorio donde estaba haciendo mi proyecto de tesis, pero ganado una miseria.

Rox fue bailarina profesional y maestra de ballet, además de patinadora sobre hielo; estudió después Pedagogía y un diplomado en Mercadotecnia, y empezó a trabajar también desde joven, pero también ganaba muy, muy poco.

Y ya para entonces, algo nos quedaba muy claro a ambos (a cada uno por su lado):

¡QUE YA NO QUERÍAMOS SEGUIR SIENDO EMPLEADOS DE NADIE!

… Económicamente, la vida del empleado no nos parecía para nada atractiva, no ganábamos bien y además detestábamos trabajar para enriquecer a alguien más mientras veíamos a nuestros sueños alejarse más y más. Y por otro lado, estábamos cansados e insatisfechos de nuestra situación económica, con carencias y limitaciones. Además que no estábamos bien de salud, cansados todo el día, todos los días, con algunos kilitos de más y otros problemas adicionales que requerían medicamentos con cierta frecuencia.

Así que en aquél momento de nuestra vida (cada quien por su lado), donde tratábamos de encontrarle un sentido a nuestra existencia y nuestro propósito de vida, fue que recibimos la oportunidad de iniciar nuestro primer negocio propio, un negocio en red en el área de la salud y la nutrición…

No tenía nada que ver con lo que ninguno de los dos había estudiado, y aunque familia y amigos no estuvieron muy de acuerdo, e incluso recibimos algunas críticas, decidimos que ya no queríamos seguir viviendo como hasta ese momento, decidimos tomar nuestro propio futuro en nuestras manos, y decidimos tomar esa oportunidad y trabajarla muy en serio.

Obviamente nos asustaba el cambio, teníamos miedo al rechazo, evitábamos los conflictos personales y, sobre todo, teníamos pánico de intentar algo nuevo por miedo al fracaso… ¿No sé si te suene conocido?… Pero entendimos que si había sido posible para otras personas alcanzar vidas extraordinarias, también podía ser posible para nosotros.

… Hemos de confesar que no fue fácil, pues ningún cambio se logra de la noche a la mañana. Ningún triunfo se alcanza tan sólo con buenos deseos. Ninguna vida se construye sobre las nubes sin una base sólida. Y quince años después, podemos decir orgullosamente que somos otras personas – unas mejores personas -. No porque las personas que éramos antes hayan sido malas o reprobables (de hecho consideramos que siempre hemos sido buenas personas), sin embargo, no éramos del tipo de personas que trabajaban con metas claras, que se establecían objetivos, que buscaban y ponían acción inmediata; sí éramos trabajadores y comprometidos, pero no contábamos con una mentalidad de lucha incansable hasta triunfar y, principalmente, no teníamos un plan ni un proceso ni estructura, para diseñar y construir nuestro propio futuro y nuestra libertad financiera.

Creamos este espacio y te contamos nuestra historia, porque creemos que nosotros en lo particular, no éramos muy distintos a la gran mayoría de la gente. Incluso creemos que dentro de nuestra particular historia, pasada o presente, puede haber algo con lo que te puedas identificar y algo de valor que puedas encontrar para darle un giro a tu vida como ha pasado con nosotros.

Hoy en día gozamos de un buen estilo de vida, no sólo en lo material, sino también en lo espiritual, en nuestra relación personal con Dios, como pareja, como padres, tutores y como líderes. Hemos alcanzado múltiples objetivos, hemos podido viajar y conocer más de 10 países, hemos logrado decenas de sueños y metas, trabajamos desde casa, estamos juntos todo el tiempo, todos los días, jugamos con nuestros hijos, y disfrutamos cada vez que alguien logra un cambio positivo en su vida, en su salud, su figura o en su economía.

Así que si tu vida necesita un cambio urgentemente, o incluso si ya estás en el camino de construir tu propia vida extraordinaria y estás en la búsqueda de una oportunidad que te ayude a llegar más lejos, más alto, más feliz, más independiente, más saludable y en forma, más exitoso o más próspero, nosotros sabemos que podemos ayudarte… Y estaremos completamente felices y agradecidos de haber podido contribuir en hacer un cambio positivo también en tu vida.

Te deseamos hoy y siempre todo el éxito que Dios planeó para ti y para tu vida, y de todo corazón deseamos ser tus amigos y estar ahí para ti en cualquier cosa que esté a nuestro alcance para ayudarte, ya sea con alguna aportación, un consejo, una enseñanza, un apoyo, una tutoría más personal, o simplemente estar ahí cuando lo necesites.

¡Te mandamos un abrazo muy grande y te deseamos que construyas la vida que realmente deseas!!!

Sinceramente, tus amigos:

     Quique y Rox.

PD: Si consideras que dentro de este sitio hay algo de valor que pueda ayudar a alguien más que tú conozcas a que cambie el rumbo de su vida, compártele este sitio y ayúdanos a cambiar más y más vidas de una forma positiva y significativa.

Anuncios